28 mayo 2016

Zue en la escalera del mundo (final)






Estabas mirando el sol de espaldas
porque no sabes verlo
de otro modo y
no recuerdo si
reías o llorabas.
En el centro de tu cuerpo
se abrió la cicatriz más pronunciada,
una escalera a las alturas
emergió de repente,
entonces, la forma más rápida de parecer
un pájaro
sin ser uno.
Sabes,
cuando todo se apaga,
seguimos estando despiertos,
cada uno,
en puntos cardinales
que no se encuentran jamás
y todo es como decías
" un día las cosas importantes
se vuelven más importantes
porque llega la guerra*
Corren las voces en pies ajenos.
Todos los cuerpos quedan
al descubierto
porque así es estar vivo
Así.
Esa es la rueda
que nos obliga a vernos
a los ojos
aunque estemos cansados
de fingir a los otros en
nuestra mismisima carne.
Más el sol sigue en tu cabeza,
quemando tu espalda
esperando que alguna vez,
al levantar los brazos,
puedas al fin sostenerlo
sin dejarlo caer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada