26 abril 2017

V/Desahogo




Algunas otras cosas son tan azules como el cielo. Por ejemplo una habitacion
a las seis de la tarde cuando no hay actividad dentro de ella, los objetos toman formas casi humanas, a ojosvista de los espectadores. Todo parece estable, solo la vida falta

27 septiembre 2016

*


  Frater



                                                            todos tenemos derecho a morirnos
                                                                                              Oriette D'Angelo




Habitar el corazón frío de los arboles es imposible
porque está lleno de oro, pero henos aquí
en la hora de limpiar las cavidades.
El momento de la verdad amordaza mi garganta
y las palabras se juntan como un cáncer.

Dejaré de ser alimento para moscas, dejaré
de rasgar la carne
para nuestro bienestar propio.

Guiaré tu sueño y tu enojo, pintaré con ellos,
construiré con ellos. Sepultaremos el dolor con más
dolor acallado. Nadie menciona las cosas que duelen
por miedo a que duelan más.
Tácitamente hemos convenido un trato:
aguardar polvo entre los dedos
congelar la queja en la caja torácica, uno
frente al otro quién sabe, cuál ha soportado más,
sigue aquí, 
  todo dentro

sin que baste una sola letra
o una sola gota de agua
para sanar el campo.

Ya no he de preguntarte por las cosas que duelen.
No sabemos lo que nos espera
debajo de la tierra.
Todos somos  hombres


y todos 
estamos a la deriva.


12 julio 2016

...








Pienso que he pasado las últimas 24 horas
de mi vida en cama.
Hay una segunda vida después de mi.
Estoy muy segura
de que algo bueno debe pasar porque
la norma general debería dictarlo de ese modo.
Recordé que de chica reía
por largos ratos con una amiga que luego decía
no
no te rías
no riamos
no hay que reír
no debemos
hoy cuando lleguemos a casa
van a castigarnos por algo
que no hemos hecho.
Pienso que no quiero que te preocupes.
después de 24 horas
no te preocupes
después de 24 horas
he llorado suficiente
he investigado mi vida
he vuelto a ver las fotos de mi infancia
he vuelto a todos los lugares que imagino
cuando pienso en nosotros
y te he dicho que no
llores\ no debes llorar porque
si lloras algo dentro mi permanecerá
agrietado y frágil
y que mi cuerpo es ya, tan frágil como
para soportar más que mi propio llanto.
Recordé a José y cuando dijo que el miedo
se vence, pero el dolor es incomprensible.
Yo no siento dolor, sabes,
siento pena de todo lo que veo desde mi lugar
porque tú no lo estás viendo conmigo.
Soñé que no era tarde
que estaba el puerto
que estaban los barcos
la gente y el mar
y que yo escribía todo esto mientras esperábamos.
Que tú ya no te preocupabas de más
porque yo ya era muy fuerte
para soportarlo todo.



28 mayo 2016

Zue en la escalera del mundo (final)






Estabas mirando el sol de espaldas
porque no sabes verlo
de otro modo y
no recuerdo si
reías o llorabas.
En el centro de tu cuerpo
se abrió la cicatriz más pronunciada,
una escalera a las alturas
emergió de repente,
entonces, la forma más rápida de parecer
un pájaro
sin ser uno.
Sabes,
cuando todo se apaga,
seguimos estando despiertos,
cada uno,
en puntos cardinales
que no se encuentran jamás
y todo es como decías
" un día las cosas importantes
se vuelven más importantes
porque llega la guerra*
Corren las voces en pies ajenos.
Todos los cuerpos quedan
al descubierto
porque así es estar vivo
Así.
Esa es la rueda
que nos obliga a vernos
a los ojos
aunque estemos cansados
de fingir a los otros en
nuestra mismisima carne.
Más el sol sigue en tu cabeza,
quemando tu espalda
esperando que alguna vez,
al levantar los brazos,
puedas al fin sostenerlo
sin dejarlo caer.




17 febrero 2016

Opus 28




Baña mis ojos con tus manos húmedas,

dame de beber.


Salúdame.


Soy como soy. Tengo buenos sentimientos

y guardé para luego,


para cuando no haya

que decir

palabra alguna. 
No quiero cubrirte
con agua purificada


por

los santos

rezos de los pecadores,


ellos no mienten,

ellos no mienten.


A menos de doce lunas

mueren los caracoles. Los caracoles

y las hormigas.


A menos de un segundo

nos convertimos en comida

para ratas.


Pensemos en esto: la rata que secuestra

el sueño ajeno no puede

salir corriendo

fácilmente.


Entonces hablo del peso, entonces hablo

de la rata y de su

imposibilidad

de ser, entonces hablo de nosotros

y de nuestra

incapacidad de estar.


Estar aquí y ahora.


Entonces,

quizá, busco descifrar el

absurdo sonido de las nubes

que nunca tienen

nada qué decir más que su

interminable forma.